Consejos para hacer un portafolio impreso

Consejos

El portafolio es un elemento que puede darle mucho valor a la hoja de vida, sobre todo si tu profesión tiene que ver con diseño o creación. En él puedes incluir tus mejores trabajos y así darle al empleador una muestra de tus capacidades.

Hay muchas maneras de hacer un portafolio, dependiendo de la carrera o del tipo de empleo que estés solicitando. Acá puedes incluir fotos, planos, artículos, ilustraciones y diseños, con el fin de exponer de la mejor manera tu trayectoria profesional.

Actualmente, con el auge de la comunicación digital, puedes crear tu portfolio en este formato o incluso hacerlo por medio de aplicaciones online. Sin embargo, es indispensable que siempre tengas un formato impreso, ya que no habrá mejor expositor de tu trabajo que tú mismo.

Lo primero que debes tener en cuenta para hacer un portafolio impreso es el tipo de papel que vas a utilizar. Lo más recomendable es que la calidad sea buena, que tenga un grosor adecuado y que el tamaño sea A4 o de 20×20 centímetros.

Luego de determinar en qué lo vas a imprimir, debes empezar a pensar en el contenido del mismo. Escoge con cuidado lo que deseas mostrar y descríbelo de manera organizada y actualizada, esto dirá mucho de ti, no solo a nivel profesional sino personal.

Este puede llegar a ser un trabajo que requiere tiempo y esfuerzo, pero valdrá la pena cuando consigas ese trabajo que tanto quieres. Es importante que sepas exactamente lo que quieres reflejar, así podrás escoger con cuidado cada uno de los elementos que compone este documento.

Acá te dejaremos unos puntos específicos que debe tener todo portafolio impreso, así podrás tomar las mejores decisiones a la hora de hacer el tuyo.

Incluye toda la información

No te olvides de poner en cada uno de los trabajos que presentas los datos básicos, esto incluye las fechas en que iniciaste y terminaste, la empresa u organización para quien lo hiciste y el nombre del proyecto.

Aunque todos queremos mostrar lo mejor en un portafolio, no puedes dejarte llevar por la ansiedad y poner información falsa. Ten mucho cuidado con el plagio o con omitir información de colaboradores o grupos de trabajo. Por eso, en caso de haber pertenecido a un equipo para la realización de alguno de los proyectos, es indispensable que des créditos a quienes lo merecen.

Diseño

A la hora de hacer un portafolio impreso es de suma importancia el diseño que elijas para presentarlo. Este debe reflejar exactamente lo que tú eres y, por tanto, debes ser cuidadoso en cada uno de los detalles que incluyes.

La creatividad es importante, pero la manera de organizar tus proyectos debe ser acorde al cargo o a la profesión que ejerces. Lo primero que debes pensar es la portada, ya que esta será la encargada de enganchar al lector e invitarlo a seguir leyendo.

La recomendación es que no excedas en los colores o las formas, recuerda que quien lo abra debe poder entender de manera fácil y rápida la información. Los tonos que utilices son muy relevantes, ya que estos pueden llegar a cansar y, en consecuencia, ocasionar que no quieran seguir mirando.

Escoge muy bien

Aunque sabemos que quisieras mostrar todo lo que has hecho durante tu vida profesional, no todos los proyectos son de relevancia para el empleador. Tómate el tiempo de buscar lo que te parezcan mejor y aquellos que puedan aportar al cargo que estás solicitando.

Puedes separar el material por estilos o técnicas, así podrás mostrar que las manejas si incluyes una o dos de cada una. También busca aquellos que demuestran tus capacidades para trabajar en equipo y bajo presión, esto le dará una idea al reclutador de tu desempeño laboral.

Se cuidadoso con la presentación

No se trata solo del diseño, los colores o los proyectos, sino de mostrar que eres una persona ordenada y cuidadosa, por eso debes poner mucho cuidado en el tema de ortografía, redacción y normas de presentación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *